sábado, 8 de julio de 2017

"Candiles para Lucía"

Presentación del libro: 
"Candiles para Lucía"
Moisés González Muñoz
Editorial Círculo Rojo 
Para descargar parte de algún capítulo del libro haz doble clic aquí
-----------------------------  
Ya la VENTA 
Libros.CC
http://www.libros.cc/Candiles-para-Lucia-2-edicion-.htm
Librerías de venta en Ávila
Llibreries de venta en Terrassa
Librería Atenea
C/ Las Eras, 8
05002 - Ávila
Teléfono: 920 211 116
Llibreria Alfil.be
C/ Miquel Vives, 39. Local 3
08222 - Terrassa
Telèfon: 931 259 761 – 650 976 992
Librería Borrajatos
C/ Valle del Corneja, 1
05002 - Ávila
Teléfono: 920 211 059
Llibreria Hnos. Aguilera
C/ Doctor Aymerich i Gilabertó, 18
08222- Terrassa
Telèfon: 937 850 764
Librería Calvo’S
C/ Valladolid, 13
05005 - Ávila
Teléfono: 920 250 055 
Llibreria Temerària 
C/ de la Unió, 7
08221, Terrassa, Barcelona.
Telèfon: 937 224 012
https://www.facebook.com/llibreriatemeraria/
Librería Letras
Paseo de San Roque, 12
05003 - Ávila
Teléfono: 920 213 296
https://www.facebook.com/Librer%C3%ADa-Letras-336713433029828/
Llibreria Quiosc Avinguda Jacguard
C/ Avinguda Jacquard, 101
08221 – Terrassa
Telèfon: 937 840 827
Librería Medrano (Reyes Católicos)
C/ Reyes Católicos, 26
05001 - Ávila
Teléfono: 920 211 153


Librería Medrano (Santa Ana)
Plaza de Santa Ana, 2
05001 - Ávila
Teléfono: 920 229 647
https://www.libreriamedrano.es/

Librería Notas
C/ Nuestra Señora de Sonsoles, 81
05003 - Ávila
Teléfono:920 226 403
https://www.facebook.com/pages/Librer%C3%ADa-Notas/1753824978170512
Librería Senén
Plaza de Santa Teresa, 9
05001 - Ávila
Teléfono: 920 222 322
https://www.facebook.com/Librer%C3%ADa-Senen-277665335603726/
En Amazon, FNAC, 300 librerías españolas asociadas y distribución Sudamericana bajo demanda 1:1.
En EBOOK, La casa del libro, El Corte Inglés, Librerías Cegal.
https://www.facebook.com/mgonza75
https://twitter.com/mgonza75
   ----------------------------------------------------------------------------
 “Candiles para Lucía “ (Moisés González Muñoz)

Candiles para Lucía es un libro autobiográfico que el autor dedica a su recién nacida nieta, Lucía.
En él narra los primeros años de su vida: infancia, niñez y adolescencia.
Descubriremos la historia de una familia numerosa (13 descendientes), obligada a cambiar constantemente de residencia debido al trabajo de su madre (maestra de escuela).
 Recorreremos el día a día de diversos pueblos de la geografía rural abulense: Los Cuartos, Solosancho, “Las Majadas”, Salobralejo, Hoyos de Espino y Ávila capital.
Retornaremos a la sufrida existencia de finales de los años 50 y principios de los 70 (entre 1958 y 1973) en la arcaica, empobrecida y ruda Castilla del pasado reciente.
Reviviremos la miseria y las penurias; las alegrías y las penas; la nobleza y la dureza del trabajo en el campo; el respeto por la naturaleza; las aventuras y desventuras de los niños de pueblo; la feliz inocencia de la infancia: el amor a la familia, a la tierra y a los animales; la satisfacción  de compartir las migajas; la dicha de jugar en la calle sin juguetes…
Recordaremos elementos propios de la época: Niños y niñas segregados en la escuela, la influencia de la religión y el régimen, los “pobres” maestros de entonces, la sabiduría emergente de la Enciclopedia Álvarez, los “pedagógicos” coscorrones, los primeros  automóviles, la increíble modernidad de la televisión...
Y finalmente,  conoceremos la pérdida de los referentes de la infancia, y el cambio que aquello suponía para un niño que dejaba el pueblo para irse a la ciudad, al ingresar en un marcial internado religioso de la época (El colegio Diocesano).  El adiós a vagar libremente por las calles del pueblo; el final a los divertidos juegos al aire libre junto a sus amigos; el alejamiento de la familia; la despedida del campo y los animales; las exigencias disciplinarias del centro escolar; el desconocimiento de la vida en la capital…

   ----------------------------------------------------------------------------
A ti, LUCÍA,
nuestro “mayor bien pequeño”,
porque si la vida es sueño,
tú eres el sueño
que siempre quise soñar.
----------------------------------------------------------------------------


----------------------------------------------------------------------------

miércoles, 21 de junio de 2017

GR172 Etapa 11 (17-06-2017)

GR172 Etapa 11 (17-06-2017)
Formigosa – Santes Creus.

-       ¡Algo de retraso y calor mañanero!

Sábado, 17 de junio de 2017. Hoy damos por concluida la temporada 2016-2017.  ¡Cómo pasa el tiempo! Nueve meses han transcurrido desde que a mediados de septiembre iniciáramos la aventura. Una nueva gestación (que no embarazo) nos ha llevado desde las cumbres Pirenaicas (Puigcerdà) hasta una de las comarcas en las que se halla dividido el Camp de Tarragona (Alt Camp – Santes Creus).

Dado que la jornada va teñida de aires festivos y el calor amenaza con hacernos sudar la gota gorda, la salida viene programada para las 06:30. Sin embargo, los hados juegan en contra nuestra y el autocar llegar con 20 minutos de retraso. Al parecer, unos borrachos nocturnos no han podido contener los excesos etílicos dentro de sus estómagos y al liberarlos en los asientos del autocar han obligado al conductor a practicar una limpieza a fondo antes de venir a recogernos.

Entre lo inesperado del retraso y la distancia que nos separa del punto de partida, cuando conseguimos ponernos en marcha el reloj marca las nueve de la mañana.

Por segunda vez consecutiva volveremos a realizar una nueva etapa todos juntos. ¡Al final, aunque tarde, llegaremos a conocernos de verdad!

Los primeros kilómetros de la caminata discurren por un amplio camino forestal en medio del reseco bosque de pinos y aunque el sol permanece aún bastante bajo en el horizonte, la ola de calor que estamos padeciendo ya se deja notar.

Zigzagueando de aquí para allá avanzamos por el camino de Querol a Pontons, que secciona el bosque y nos regala esporádicos momentos de sombra. Próximos a la cima, y mientras localizamos en espacio adecuado donde poder desayunar, alcanzamos el lago Formigosa y lo dejamos de lado sin dignarnos a visitarlo. ¡Vaya a ser que nos permitamos disfrutar de la belleza que el paisaje nos regala!

En torno a las 10 de la mañana, en un claro del bosque, aparece ante nosotros la excelsa construcción de la iglesia de Sant Jaume de Montagut. Los más ingenuos se acercan a la puerta de entrada del edificio de culto para ver si este se halla abierto y poder echar un vistazo a su interior, pero la suerte les es esquiva y el santo lugar permanece cerrado a la curiosidad de los ingenuos visitantes.

A pesar de no permitirnos encomendar nuestras pecadoras almas al santísimo, las recias paredes de la bien conservada obra nos regalan, en su vertiente oeste, una magnifica y reconfortante sombra que aprovechamos para desayunar.

-       Un bosque reseco, unos sembrados míseros y un sol de justicia.

Consumado el habitual atracón, regresamos a la marchitada senda para continuar sufriendo los rigores del abrasador calor mañanero. Nos hallamos a mediados de junio, pero bien podríamos decir que estamos en pleno verano. ¡Qué bochorno!

Continuando con nuestra travesía, nos adentrándonos en la Serra del Ramonet. La mayoría del trayecto fluye a través de camino forestal. De tanto en tanto las zonas boscosas se van alternando con otras de matorral bajo y pequeños campos de cereal. Ello nos obliga a caminar por la linde de varios sembrados para enlazar con los caminos venideros. Se nota que el año ha sido parco en lluvias pues las doradas simientes apenas alcanzan un palmo de altura y sus raquíticas espigas anuncian una cosecha paupérrima.

Al dejar atrás uno de estos míseros sembrados regresamos al resacoso bosque y nos topamos con una estrecha senda, plagada de obstáculos en forma de árboles centenarios caídos en medio de la arteria, que nos dificultan el paso. Para poder salvar los impedimentos camineros se hace necesario encaramarse a los troncos derrotados y saltar hacia el otro lado a fin de continuar con la ruta prevista. Algún solicito GRMano ofrece su ayuda a los hombres y mujeres que lo solicitan. ¡Qué galante, él!

Concluida la mitad del recorrido de la etapa, los ropajes de los sufridos GRmanos se hallan empapados por el sudor y los rostros marchitos reflejan los rigores causados por las elevadas temperaturas del día.

A caballo entre los términos municipales de Pont de Armentera (a la derecha) y Les pobles (a la izquierda) descendemos por una canal levemente humedecida hasta alcanzar la masía de Can Galeno. Con las primeras vistas de la comarca de l’Alt Cam al fondo, los de la avanzadilla nos detenemos para esperar a los más rezagados del pelotón. Tras un rato de incertidumbre, una de las componentes de la retaguardia nos informa de que se han equivocado de trocha y de que tardarán un rato en llegar al cruce de caminos donde nos encontramos nosotros.

Mientras algunos nos cobijamos a la sombra de los pinos, Jaume Pavón decide desandar sus pasos y regresar en búsqueda de las amigas extraviadas. Media hora después de nuestra llegada, las descaminadas emergen alegres y sonrientes por la estrecha senda. ¡Por fin todos juntos!

Poco antes de partir hacia la meta algunos caminantes comentan la posibilidad de solicitar al conductor del autocar que se acerque a recogerlos en alguna de las calles asfaltadas de la urbanización que se encuentra en las proximidades.

La gran mayoría de los senderistas decide ponerse en marcha, pues aún queda un largo trecho hasta llegar a la meta y el sofocante calor aprieta sin desmayo. La otra minoría se decanta, sin dudarlo, por esperar la llegada del autocar.

Con el astro en su máximo apogeo y calentando de lindo, pasamos de largo por la urbanización donde esperaran nuestros compañeros y continuamos la ruta por la calle Madrid. De nada sirve que los dueños de un Bar situado a la izquierda de la calle que nos inviten a adentrarnos en el local, hacemos oídos sordos y seguimos adelante. ¡Prevalecen las ganas de llegar a la meta antes que una buena cerveza!


El último tramo de la fogosa jornada no resulta demasiado agradable. Desaparece por completo el arbolado del bosque y en su lugar emergen campos de viñedos y almendros. “Lorenzo” campa a sus anchas y el suelo de la senda está del todo desecado. Leves gotas de sudor corren silenciosas por los acalorados rostros de los andarines surcando a su paso las empolvadas y enrojecidas mejillas de estos.

-       ¡Una larga espera y un cierre fantástico de temporada!

Hacia la una del mediodía los primeros andarines se presentan en Santes Creus. Como no ha signo evidente de la llegada los demás trashumantes, algunos de los allí concentrados se dirigen al Bar El Casalot para refrescarse con una cerveza. Evaristo y yo, por el contrario, nos sentados en un banco, a la sombra, en espera de la llegada del autocar y del resto de GRManos.

Tras un largo rato de espera aparece el autocar con unos pocos viajeros abordo y se detiene en el margen derecho de la carretera. Nuestros amigos, mientras tanto, siguen apoltronados en el interior de refrigerado local dando buena cuenta de la espumosa bebida.

Al ver que nadie aparece por la zona donde se encuentra detenido el autocar, primero Evaristo y luego yo, intentamos contactar con los ausentes por medio del teléfono. Después de varias tentativas nadie parece recibir nuestras llamadas y me veo obligado a regresar al bar en búsqueda de los “borrachos”. Para sorpresa mía, a las puertas del establecimiento público me encuentro con la totalidad de los GRManos que han llegado a la meta andando. ¡Ya podíamos esperarlos, ya!

Nuestra parsimonia en embarcar obliga al conductor a abandonar el improvisado lugar de aparcamiento y acercarse al espacioso parquin público para estacionar.

Una vez acomodados todos a bordo del desproporcionado e "incandescente" vehículo nos dirigimos al Pont de Armentera para cerrar la temporada en el Restaurante "La sort".

Francisco, nuestro "hábil" conductor, no parece estar muy contento con nuestro proceder y nos aparca junto al albino muro del cementerio municipal. Desganados, descendemos del vehículo de transporte y caminamos sin rumbo fijo hasta que anciana lugareña nos aclara que el punto de avituallamiento se halla justo al otro lado del pueblo. De vuelta otra vez al autocar nos dirigimos al Restaurante reservado por Maribel.

La reserva efectuada por nuestra ausente compañera resulta ser un verdadero éxito. La comida es exquisita; el servicio excelente; el espacio asignado para el evento, el adecuado; la temperatura, la ideal para la ocasión; y la compañía, inmejorable. ¡Gracias Maribel!

Acabado el suculento banquete procedemos a celebrar el cierre de la temporada 2016-17 con los actos culturales que suelen ser habituales en tales acontecimientos. Un acertado discurso ideado por de Evaristo, Mª Ángeles y Cati nos sumerge de lleno en la realidad, la diversidad y la camaradería del grupo. Los versos del maestro Don Pedro, cargados de sabiduría, gracia, ironía y buen humor, nos retrotraen a algunos instantes inolvidables de la temporada que hoy finiquitamos. El montaje audiovisual de Antonio Gil (¡lástima del añoso proyector!) nos devuelve a nuestras retinas paisajes y momentos especiales captados por su cámara, la de Rafael, y las de otros compañeros/as que se mantienen en el anonimato.

¡Gracias a los “culpables” de que GRManía siga siendo… ¡UNA GRAN FAMILIA!

Para cerrar el acto culinario - festivo, Evaristo nos hace partícipes de una idea engendrada por él, y compartida con Ginés, de cara a la venidera temporada. La novedosa actividad consiste en celebrar una especie de cena literaria donde se entremezclen la prosa de una novela, la belleza de las imágenes del lugar al cual hace referencia el texto escrito y la experiencia viajera de los afortunados que han visitado el sitio en cuestión.

De regreso a casa volvemos a realizar una larga ruta turística por las autopistas catalanas, y justo al llegar a la Avenida Ángel Sallent, Francisco, nuestro chofer, se ve en la obligada necesidad de abandonar el asiento del conductor, pues ha agotado el número de horas que la ley le permite mantenerse aferrado al volante del vehículo, durante su jornada laboral.

¡Pobre Joan Lluis, él, que confiaba en acudir con puntualidad a sus obligaciones maritales, ve como todo se tuerce, y casi le da un patatús ante los inesperados retrasos de la jornada!

¡FELIZ VERANO, compañeros!

Restaurant La Sort
C/ La Sort, Nº 1
43817- El Pont d’Armentera
Tel:  977 63 82 01


Blog de GRManía:

Santes Creus.
Sábado, 17 de junio de 2017.

jueves, 15 de junio de 2017

GR172 Etapa 10 (3-06-2017)

Piera – Sant Joan de Mediona.

-       ¡Algo pasa con GRManía!
A fin de concluir el programado GR4 durante esta temporada 2016-17, una de las dos etapas previstas para este abrasador mes de junio nos obliga a madrugar un poco más de la cuenta. De tal manera que a las 6:30 de la mañana (¡ya de día!) nos ponemos en danza acomodados en el viejo autocar que de un tiempo a esta parte nos transporta a las salidas.
Recordando la película romántica interpretada por Cameron Díaz “Algo pasa con Mary”, podríamos concluir que “Algo pasa con GRmanía”. No se entiende sino, que de un tiempo a esta parte pesen más las ausencias que las presencias. Tal vez sería conveniente analizar los porqués de esta desbandada incesante.
Algunos de nosotros ya hemos ido comentando en “petit comité” esta circunstancia y varias son las causan que creemos pueden conducir a la innegable realidad. ¿Quizás sea que los años no perdonan y la edad empieza a hacer mella en nosotros? ¡A lo mejor deberíamos replantearnos el kilometraje de las etapas! El número de jubilados y abuelitos crece y estos (con todo su derecho) programan sus quehaceres diarios de manera diferente a como lo hacían cuando el trabajo y el día a día les ligaba a sus hogares y lugares de residencia. A varios “afiliados” las ineludibles obligaciones laborales no les permiten disponer de los sábados a su antojo. Es posible también que nos estemos repitiendo demasiado en ir y venir por territorio Catalán, de norte a sur y de este a oeste, o a la inversa, dejándonos llevar por las sendas que marcan los clásicos GR. ¿No sería mejor plantearnos al conveniencia de adaptar los recorridos a nuestras particulares necesidades? ¿Tal vez descartar de las etapas los km de asfalto que machacan las extremidades y no enriquecen el alma del caminante? Puede ser que simplemente se hayan conjurado los astros y una serie de condicionantes adversos expliquen lo ocurrido, y en el futuro volvamos a formar un número de caminantes más concurrido. Estas y otras, ¡o no!, pueden ser las causas que expliquen la baja asistencia de esta temporada. Lo que ésta claro es que de no ser por las nuevas incorporaciones la situación sería preocupante, hasta tal punto que últimamente no cubrimos ni para gastos. ¡Convendría no perder el norte y hacer un análisis pormenorizado!
-       ¡Recortando que es gerundio!
El madrugón de la mañana respondía a la intención de no dilatar demasiado la jornada, pues el recorrido del grupo A era inicialmente largo y la etapa sabatina se preveía fatigosa. Pero como no hay nada mejor que intentar controlarlo todo para que todo de un vuelco y la situación avance por el camino de lo imprevisto, eso es lo que nos sucede en la jornada de este sábado 3 de junio.
A fin de librarnos de los tortuosos primeros kilómetros del recorrido, que discurrían por la carretera asfaltada, tras arduas deliberaciones en el autocar, los integrantes del  grupo A aceptamos la sensata opinión mayoritaria y decidimos, de buen grado, realizar ese tramo acomodados en el añoso vehículo de transporte.
Siguiendo el plan acordado a última hora, el conductor se salta la primera parada, en Piera, y todos juntos continuamos rumbo a las afueras de la localidad. Sin embargo, al tener que rodear el casco urbano, lo que en un principio parecía ser un simple recorte de poco más de 2 kilómetros, se larga en demasía hasta dejar atrás el poblado y detenernos en una especie de anexo separado de la propia localidad. De tal manera que los 2 km de asueto se convierten en casi 6, y como consecuencia de ello el asunto del consabido madrugón pierde por completo su sentido.
Por primera vez en mucho tiempo partimos todos en armonía y desde el mismo lugar. Se hace raro ver un grupo de caminantes tan numeroso de salida. Se mezclan las caras, las conversaciones, los pasos y las risas de los integrantes de ambos grupos. ¡No hay mal que por bien no venga!
A punto de abandonar las últimas casas del lugar nos topamos, a la izquierda, con una propiedad en la que destaca una atractiva y señorial edificación Gaudiniana, posiblemente fruto de la imaginación arquitectónica de Julio M. Merino. ¡Nada mejor que tener pasta para dar cobijo a los bellos proyectos que otros imaginan!
Tras abandonar la carreta nos adentramos en la campiña a través de caminos o sendas que delimitan los sembrados. En esta rica zona de cultivo, el paisaje es bello, silencioso y cromáticamente cambiante. Se suceden amplias parcelas de cereales dorados, a punto de madurar, con extensiones de viñedos en periodo de desarrollo. Varias extensiones de bosque mediterráneo no demasiado verde, y otras de matorrales y hierba deshidratados a causa de la incipiente sequía que nos persigue, nos acompañan en nuestro recorrido. De tanto en tanto, el campo se adorna con pequeñas campanitas violetas, enrojecidas amapolas y frondosas retamas (ginesta) que endulzan el seco ambiente con el genuino perfume de sus delicadas flores amarillas, mientras bordean los diferentes labrantíos y marcan las sendas.
El cielo, grisáceo y plomizo, mantiene a buen recaudo el calor sofocante de los rayos solares que amenazaban nuestra caminata, mientras se ve surcado por el majestuoso vuelo de pequeñas avecillas (torcaces, gorriones, golondrinas…).
El hecho de que hayamos partido todos juntos no significa que transitemos todos en compacto grupo. Como suele suceder habitualmente, la formación se alarga en demasía y se establecen diversos grupos en función del ritmo de cada cual, de manera que atravesamos las solitarias calles de El Castell de Cabrera divididos en multitud de parejas, tríos (¡en el buen sentido!), o en reducidos pelotones. ¡Una cosa es lo programado y otra bien distinta lo ejecutado!
Nada más cruzar la carretera comarcal C 244 encontramos un cartel que anuncia el poblado de “La Font del bosc”, lugar que en un principio resultaba ser el punto final de la etapa para los integrantes del grupo B. ¡Son poco más de las 10 de la mañana, sin haber desayunado ni siquiera, y los del B ya han alcanzado la meta!
Un simple y lógico replanteamiento de la situación nos anima a todos, menos a Manuel y Mª Jesús que abandonan la expedición con la excusa de ofrecerse voluntarios para localizar un establecimiento donde poder comer, (¡jajaja! ¡a otro perro con ese hueso!), a continuar juntos hasta el final de la etapa. Ellos (los del B) se comprometen a completar la totalidad del recorrido de la jornada y nosotros (los del A) a acompasar nuestros pasos al ritmo de aquellos ¿Seremos capaces de llegar juntos a la meta? ¡Resulta difícil de creer, pero habrá que intentarlo!
De no ser por el típico extravío GRMano no hubiéramos ni siquiera desayunado juntos, pero un despiste entre los del grupo A, nos obliga a desandar nuestros pasos, y sin darnos cuenta, al retomar el camino, nos vemos engullidos por los pacíficos perseguidores de la retaguardia.
-       Un día de camaradería.
En un recodo del camino, que discurre entre el bosque y las afueras del poblado de la Font del bosc, nos detenemos para reponer fuerzas. Mientras platicamos, damos buena cuenta de nuestro opíparo desayuno; degustamos los frutos secos, catamos los dulces y chocolates que corren a granel; saboreamos el rico vino de la bota, los odoríferos tés, el aromático del café y el abrasador Vodka “Russsso; probamos unas deliciosas cerezas, y nos zampamos todo lo que cae en nuestra insaciable boca.
Acabado el ágape, mientras recogemos bártulos y nos disponemos a reiniciar la marcha, leves gotas de lluvia comienzan a caer silenciosas sobre nosotros. Antonio Gil se informa a través del actualizado radar meteorólogo en su móvil y nos invita a largarnos de allí antes de que el aguacero empape nuestros ropajes.
Sin necesidad de anunciar la partida, nos ponemos todos en marcha huyendo del amenazante temporal como alma que lleva el Diablo.
Dejamos atrás el ralo bosque y avanzamos por un amplio camino delimitado por hierbajos, arbustos, retama y almendros con frutos a medio madurar, entre otras plantas, que separan la senda caminera de las parcelas de viñedo.
Poco antes de alcanzar las doce del mediodía nos topamos con la aislada masía de Can Cabreta. La señorial edificación se engalana adornada por bellas plantas enraizadas en varias macetas. Por detrás de la misma se aprecian las antiguas cuadras y corrales que daban cobijo al extinto ganado doméstico, y que han sido convertidos en garajes para la maquinaria agrícola y los vehículos de transporte. Separada ligeramente de la construcción, a uno de sus costados, se aprecia lo que antiguamente debió ser la era, y frente a ella una mastodóntica y horrorosa máquina de fumigar, ¡pobres abejas! Lo mejor, sin embargo, descansa en el triángulo que forman la vivienda, los corrales y la era. Allí, destaca un pequeño, cargado y sugerente cerezo que desata la codicia y la gula de varios caminantes. ¡La redondeada fruta está deliciosa a pesar de que le falta un poquito de maduración! ¡Menuda pandilla de cuatreros! 
La fina lluvia arrecia levemente durante unos minutos y aquellos previsores que llevan chubasqueros (¡los que no llevamos no nos plateamos esa disyuntiva!) dudan entre detenerse y cubrirse con las citadas prendas o continuar caminando en espera de que amaine. El dilema se solventa de inmediato, pues los extensos y grisáceos nubarrones se olvidan de nosotros y nos ofrecen una tregua momentánea.
La milagrosa jornada de camaradería nos presta a todos los senderistas (del A y B) la extraordinaria oportunidad de compartir el camino con nuestros “desconocidos”  compañeros, y acompasar nuestros erráticos pasos a los suyos. Entonces ¡oh, milagro!, nos percatamos, insólitos, de que no es tan complicado avanzar juntos y entablar conversaciones entre los miembros de ambos grupos. Comprobamos, también, hipnotizados, que hablamos idiomas afines; que tenemos intereses bastante parecidos; que compartimos puntos de vista sobre la vida, y en general, bastante coincidentes. Escuchando las voces de los “otros” advertimos que nos resultan agradables al oído. En definitiva, que tanto ellos como nosotros parecemos gente maja, que somos capaces de dialogar de forma amigable; de reírnos de semejante manera; de respiran de igual forma; de jadear en las exigentes subidas y sudar ante el esfuerzo; de agruparnos y descolgarnos por momentos. ¡Qué impagables sorpresas suele darnos la vida!
Luego de un buen rato de caminar dejando a nuestro paso los viñedos, volvemos a adentramos en la espesura del bosque. De pronto, algunos antiguos aventureros nos informan de que el camino por el cual transitamos hoy es el mismo que ellos, en sus años de esplendorosa juventud, debieron recorrer para completar, desfallecidos y doloridos, la durísima, exigente y casi inhumana travesía “Montserrat – Reus”. ¡Qué tiempos!
Para confirmar la veracidad de las afirmaciones de los antiguos “Iron Manes”, una marca en un poste de un cruce de caminos, con las iniciales M - R y los colores pertinentes, confirma que nuestros amigos conservan intacta la memoria.
Aprovechando la parada en cuestión, procedemos a la última reagrupación de la jornada, y una vez compactados todos, nos ponernos en marcha para atacar el tramo final del recorrido. Este último trecho, en descenso, discurre por en medio de un bosque de coníferas. Al parecer, los sedientos árboles deben de haber alcanzado un acuerdo con el Dios de las aguas, pues de improviso, la fina lluvia arrecia y comenzamos a mojarnos de verdad. El bendito líquido inodoro, refresca un poco el tórrido ambiente y humedece levemente el suelo del camino, provocando algún que otro involuntario resbalón, pero al aumentar la humedad, aumenta también el bochorno y nos vemos envueltos en una mezcla de sudor y agua.
De golpe, igual que había llegado, escampa el temporal y desaparece la lluvia. Justo después abandonamos el bosque y ante nosotros aparece el valle que da cobijo a Sant Joan de Mediona, punto final de la etapa.
La diligencia de los “voluntarios”, María Jesús y Manuel, nos brinda la posibilidad de acomodarnos en un limpio y espacioso Casal donde damos cuenta de nuestra comida del mediodía. A las excelentes cualidades del establecimiento se añaden, además, un buen servicio, un precio ajustado y un ambiente acogedor.
Al acabar, los integrantes de la mesa más ruidosa y concurrida recogernos los desperdicios, sobras y envases en una bolsa de plástico de Casa Evaristo, y ¡cómo no!, hacemos entrega del generoso presente al GRMano apodado como tal para que proceda a hacer con ella lo que le plazca. ¡Vade retro Diógenes!
De regreso a la urbe, el conductor se olvida amablemente de todos nosotros y nos castiga sin el bendito aire acondicionado. Tal actuación impide al sudoroso gentío conciliar el sueño, pero a cambio, también, nos libra de los ruidosos ronquidos.
Bar/Restaurant Casal Medionenc
C/ Florenci Gustems, Nº 12
08773 Sant Joan de Mediona - Barcelona
Tel.:   931996123

Blog de GRManía:

Sant Joan de Mediona
Sábado, 03 de junio de 2017.